Actividades para niños en el hogar (que no incluyen pantallas)

Con o sin Coronavirus, la verdad es que muy positivo inculcar en nuestros hijos el amor por el hogar, así que a continuación les comparto algunas ideas de actividades bien simples que que se pueden hacer en la casa o en el patio, con la ayuda o dirección de un adulto.

I. Adentro de la casa:

  1. Leer libros en voz alta: Poner énfasis en obras profundas, historias ficticias o reales que dejen una moraleja o una enseñanza profunda en los niños. Es el caso de las obras clásicas ya conocidas y, por supuesto, de la Biblia. Encontrar el momento de leer juntos y en voz alta, especialmente la Biblia para nosotros ha sido de mucho aliento en tiempos de crisis. Buena idea hacerlo temprano en la mañana y (o) antes de acostarse.
  2. Enseñanza intensiva de hábitos: Si su hijo es menor de 6 o 7 años, está en la edad ideal para aprender hábitos básicos de vida, como: obediencia a la primera vez, atención, excelencia, cortesía, modales, amabilidad, orden, imaginación, memorización, esfuerzo mental, observación, pensar, integridad, limpieza, decir la verdad, agradecimiento, etc.
  3. Enseñar o practicar la aritmética con elementos del hogar, como clasificar dulces y distribuir, hacer figuras con fósforos, jugar con dominos, etc. Reconocer formas en el hogar, colores, etc.
  4. Enseñar o practicar la escritura (empezando con una letra, después palabras y finalmente frases completas, ¡con excelencia!), usando textos interesantes para los niños, o textos que se estén leyendo en un momento dado; alentar a los niños a que escriban historias o que expliquen lo que han leído en un libro; hacer dictados.
  5. Memorizar: Esta es una actividad muy natural para los niños, y se dará sin que hagan un esfuerzo, tan solo leyendo el mismo poema o trozo literario por una semana, por ejemplo.
  6. Estudiar el arte pictórico: En revistas y libros se pueden encontrar imágenes de pinturas clásicas que se pueden observar y aprender a conocer, por ejemplo: tapando la imagen, cerrando los ojos y tratando de recordar lo más posible sobre la misma y compartir con los demás qué se recuerda; mirarla de nuevo y descubrir qué elementos se olvidaron, etc.
  7. Música: Armar listas de música que se repitan frecuentemente con una variedad de música que alimenta el alma, como himnos, canciones tradicionales o folclóricas, composiciones de música clásica, etc. Con cero esfuerzo los niños se graban letras muy profundas que recordarán un día de necesidad. Cantar dichas canciones entre toda la familia.
  8. Dibujar: ¡Quién no tiene lápices para colorear en la casa! El punto es usar esta actividad creativamente, por ejemplo, pedir a los niños que dibujen cosas interesantes a partir de lo que viven o de lo que leen, no todos los días para no agotar la actividad. Para los mayores, existen en línea cursos muy básicos sobre cómo aprender a dibujar con lapiz grafito, en perspectiva, etc.
  9. Acuarela: Usar el pincel es un ejercicio muy bueno para desarrollar el buen posicionamiento del lápiz en el futuro, pero también una fuente de mucho gozo artístico y creatividad para todos los niños (¡y los adultos de la casa!).
  10. Participar en las tareas del hogar: Hacer su cama, poner la mesa, levantar la mesa, lavar la loza, y otras tareas con la supervisión de un adulto como poner a andar la lavabajilla, la lavadora de ropa, usar la aspiradora, etc. También ayudar a cocinar a la mamá o al papá, como cortando verduras, hacer helados, hacer gelatina, etc. Limpiar un área que la mamá o el papá designe, siguiendo las instrucciones dadas paso por paso, y donde sea: barrer, recoger con pala y escobilla, trapear y limpiar con agua y jabón, etc.
  11. Antes del baño diario al final del día, poner juguetes en la tina y ver qué se hunde y qué no, jugar con burbujas o glow sticks en el agua, etc.
  12. Cultivar una planta (ojalá desde semilla) y ponerla en la terraza y cuidarla (asumir responsabilidad por un ser vivo); cuidar una mascota y ser responsable por ella.
  13. Recolectar flores y apreciar la belleza que aportan al hogar poniéndolas en un vaso de agua en la casa y regándola frecuentemente; o secarla dentro de un libro, etc.
  14. Clasificar los juguetes y aprender a usarlos uno por uno, categorizando y separando por tipo, y guardando al terminar de jugar (ideal para mantener la fascinación por los mismos juguetes durante un largo período de tiempo). Juguetes interesantes son: Legos, bloques, puzles, autos de juguete, tiestos con arena o harina, etc.
  15. Hacer manualidades que tengan una utilidad práctica, como coser ropa descosida o rota, tejer cosas simples para usar o regalar, arreglar cosas quebradas con la ayuda de un adulto, crear tarjetas (de agradecimiento, de cumpleaños, de amistad, etc) con dibujos y hermosa caligrafía y enviarlas por correo, etc.
  16. Jugar juegos de mesa con el resto de la familia, ya que éstos enseñan muchos buenos modales y habilidades sociales.
  17. Crear figuras de papel, de cartón, de rollos de papel higiénico, etc. que representen alguna historia que se haya leído, o que le guste mucho a los niños, con sus propias variaciones, y presentar la historia a toda la familia.

II. Afuera de la casa.

  1. Caminatas en la naturaleza: Recorrer las áreas familiares donde se vive y descubrir las plantas que crecen, y después en el hogar buscar información sobre las mismas y también dibujarlas en un diario de naturaleza que mantenga el niño.
  2. Estudio de la naturaleza: Tomar nota y observar arbustos, árboles con sus hojas y flores, o cualquier tipo de especie vegetal que crezca naturalmente, aprenderse los nombres de las especies que conoce, reconocer un árbol por su hoja o sus flores, anotar en su diario de naturaleza cuándo florece, cuándo pierde las hojas, algún cambio en las ramas o la formación del tronco, etc.
  3. Armar un huerto: Plantar semillas dentro de la casa, y transpantarlas a un huerto afuera más tarde; cuidar las plantas y el huerto constantemente, dar responsibilidades a los niños como regar, sacar malezas, etc.
  4. Observar el cielo: Conocer e identificar las nubes, las estrellas, a qué hora sale el sol, a qué hora se esconde, etc.
  5. Observar y escuchar los pájaros del área en que se vive, descubrir sus colores, tamaño, sus cantos, dónde están sus nidos, etc.
  6. Observar e identificar las señas de la estación del año en que estamos o la estación que está por llegar, terminando por dibujar lo más llamativo.
  7. Invitar a un picnic afuera con comida real, con otros miembros de la familia.
  8. Jugar a hace comida con tierra (como tortas de barro), etc.; crear caminos en la tierra para los autos de juguete.
  9. Ayudar a la mamá o al papá a lavar su auto; lavar los juguetes.
  10. Bajo la lluvia (¡con ropa de lluvia, obvio!), actividades de “ingeniería” como descubrir de dónde fluye el agua y crear un dique para detener el agua, cambiar la dirección del agua o disminuir el flujo con piedras o tierra; de “música” poniendo diversos trastos como ollas o bols de metal y escuchar el sonido de la lluvia para descubrir qué sonido es el mejor, o llenar los trastos con agua y tocarlos como tambores; de “biología” al observar los insectos o bichos a los que les gusta la lluvia como lombrices, gusanos, caracoles.
  11. Hacer juegos investigativos, por ejemplo, armar una lista de cosas interesantes que se deben encontrar en un contexto determinado. Por ejemplo: en “primavera” se busca una flor, una mariposa, un pájaro, una hoja verde, un nido, un gusano, un olor agradable, un olor desagradable, etc. En “otoño”, encontrar una hoja amarilla, roja, pasto, corteza de árbol, etc. En “ciudad”, encontrar una muralla de ladrillo, un perro, un árbol, un semáforo, una persona con audífonos, palomas, una tienda de pizza, etc.

III. Adentro o afuera de la casa:

  1. Jugar libremente (sin la mamá o el papá).
  2. Practicar un instrumento musical todos los días.
  3. Descubrir insectos o arácnidos, observarlos con una lupa y tratar de dibujarlos; es posible buscar información de ellos y aprender también sobre sus partes, qué comen, dónde viven, etc.
  4. Tomar fotografías y mirarlas con toda la familia en una pantalla grande, compartiendo por qué se tomó la foto, qué se ve, etc.
  5. Hacer mapas, ya sea de la casa, del patio, del vecindario, o de una historia creada, y dar instrucciones escritas u orales de cómo ir de un punto a otro.
  6. Mantener un diario de vida sobre lo que sucede cotidianamente, o de historias ficticias creadas por el niño mismo.
  7. Mantener un diario de naturaleza donde registrar las plantas descubiertas con dibujos y descripciones.
  8. Mantener un diario de citas interesantes o versos bíblicos que se lean o escuchen y que le llamen la atención.
  9. Mantener un diario de eventos históricos desde la antiguedad hasta el presente, etc. y adonde registre acontecimientos que encuentre en los libros que lee como descubrimientos, invenciones, guerras, etc.
  10. Escuchar libros en formato de audio. Una página web que contiene libros en audio gratis en distintos idiomas es LibriVox.
  11. Hacer ejercicios físicos designados por la mamá o el papá y por el tiempo que se le pida (usar una alarma); como correr por la casa o por el patio 5 veces; circuitos que incluya correr, saltar, hacer planchas, hacer sentadillas, abdominales, saltar a la cuerda, etc.
  12. Crear un comedero para aves y ponerlo en el patio o afuera de una ventana.
  13. Establecer días especiales para romper un poco con la rutina. Por ejemplo, todos los domingos se puede ver una predicación, todos los miércoles se puede ver un concierto, todos los viernes se puede ver una película en familia, etc.

Ideas tomadas de varias fuentes, pero sobre todo, de la maravillosa educadora británica Charlotte Mason (1842-1923), cuya filosofía educativa seguimos con total fascinación.

No dudes en escribirme si necesitas mayor explicación sobre alguna de estas ideas, pero recuerda que son solo ideas, todo lo puedes modificar en función de tu familia y tus deseos.

2 comments

Leave a Reply