El amor de Dios / The Love of God

{Scroll down for English} Es imposible decir que hemos experimentado el amor de Dios y no amarle con toda nuestra mente, alma y corazón. ¿Te has preguntado si realmente conoces el amor de Cristo? | It is impossible to say that we have experience God’s love and not love Him with all our soul, mind and heart. Do you really know the love of Christ?

Recordatorio: Lo que Dios Requiere de sus Hijos

Un arrepentimiento profundo y prolongado siempre precede a la restauración y la visita del Espíritu Santo en nuestra vida personal y en la iglesia. El Espíritu de Dios sólo habita en el lugar santísimo, el cual según el Tanakh, alguna vez fue el santuario interior del templo. Este lugar sagrado está ahora ubicado en nosotros, gracias a...

La llamada de Cristo

En un mundo donde muchos están muriendo de hambre y sin necesidades básicas, seguir a Cristo es algo radicalmente distinto a lo que pensamos aquí... Al seguirlo a Él por quien Él es, nos damos cuenta de que fuimos creados para algo mucho más grande que un cristianismo de clase media dentro del sueño americano. Nuestras vidas fueron creadas para su gloria entre todos los pueblos y en ello es donde se encuentra la vida verdaderamente.

Lo que Dios quiere escuchar de mí

Hace tiempo escuché a un niño cantar una súplica, tan profunda, que me recordó otra oración que estaba repitiendo yo (no tan hermosa) hace poco: "Señor, hazme ser una mejor hija tuya". Fue como si nunca me hubiera dado cuenta de lo que realmente estaba pidiendo pero al mismo tiempo, lo repetía sin pensar en todas mis oraciones. Lo peor era, sin embargo, que ¡estaba orando en total oposición a lo que Dios espera escuchar de mí!

Buscando a mi Dios

Muchos hemos crecido escuchando la experiencia de Ruth y su conocida frase "tu Dios será mi Dios", su valentía para dejar su país, su familia, su cultura, y ser una hija para la persona que más la necesitaba, su suegra, y cómo Dios la acogió en su plan de salvación. Pero, en realidad, vivir ese tipo de experiencia en la realidad es mucho más difícil de lo que yo me imaginaba.