El corazón real vs el corazón falso ante Dios

He sentido la inspiración hoy, leyendo el libro ‘Hacia un equilibrio en las misiones mundiales’, de poner por escrito la comparación entre un corazón real, que adora a Dios “en espíritu y en verdad” en su vida diaria, es un corazón libre, y el corazón falso que adora a Dios por inercia y lo hace solo en el contexto de la iglesia u organización a la que pertenece, el cual es un corazón en cadenas.

Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.
Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.
(Juan 4:23-24, Reina-Valera 1960)

Aquí va una lista tentativa y que no pretende abarcar todo lo posible sino solo dar ejemplos:

  • El corazón en cadenas da ofrendas y diezmos en la iglesia pero en la calle ignora al vagabundo y no ve la necesidad a su alrededor porque está demasiado abrumado con las propias, o derechamente la ignora.  Por el contrario, el corazón libre da al que le pide sin pedir nada a cambio, y si alguien le pide su chaqueta, le da también su abrigo.
  • El corazón en cadenas visita a los enfermos solo cuando lo nombran en la iglesiapara visitar a los enfermos y aún así lo hace el último día del mes porque ha estado muy ocupado con sus propios asuntos el resto del mes.  Por el contrario, el corazón libre está siempre pendiente de quién faltó al templo para orar por él/ella, llamarle para saber si está enfermo o necesita algo, visitarle para llevarle ayuda, cocinarle, limpiar, etc, o hacer lo que sea necesario.
  • El corazón en cadenas está presto a salir a otras ciudades para visitar otras iglesias cuando se le nombra, pero nunca ha entablado una conversación con sus vecinos, nunca ha desarrollado una relación con un incoverso y se excusa diciendo que no puede perder su tiempo “con el mundo”.  Por el contrario, el corazón libre hace amistad fácilmente, cuenta su testimonio de salvación como si fuera la última noticia y comparte de su vida libremente para que el mundo sepa cómo Dios actúa hoy con su pueblo.
  • El corazón en cadenas está en los servicios de la iglesia fielmente pero mantiene enojos, deudas financieras con otros, y la gente que lo conoce no lo reconoce por su amor sino muchas veces por su inflexibilidad u orgullo. Por el contrario, el corazón libre hace todo lo humanamente posible para buscar la reconciliación el mismo día de la ofensa, saldar sus deudas ANTES de que pase el tiempo y mostrar el amor de Dios en todos sus actos.
  • El corazón en cadenas cree que quien le guía (pastor u otro) es un ser sin faltas, le escucha sin cuestionar si lo que dice tiene fundamento bíblico, y puede obedecerle incluso cuando es evidente que contradice las Escrituras. Por el contrario, el corazón libre obedece a Dios primeramente a través del Espíritu Santo en su propio corazón, sometiendo todo al fuego de las Escrituras y no tiene miedo de hacer prevalecer la verdad bíblica ante el engaño.
  • Etcétera. Añada como guste…

¿Qué tipo de corazón es el tuyo?

No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.
Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?
Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.
(Mt. 7:21-23)

Leave a Reply