La herejía de priorizar a Jesucristo, la Biblia y la gracia

Ya por el siglo III después de Cristo, la iglesia cristiana primitiva había adquirido una identidad bastante diferente de lo que está registrado en las Escrituras. De ser un grupo de creyentes contraculturales pasaron a ser una institución de fe romanizada que pasó a llamarse Iglesia Católica Romana. De ser una fe simple que hasta un niño podía comprender, pasó a ser una fe con rituales y tradiciones tan complejas que ni los adultos lograban comprender del todo cómo esta práctica no se alineaba con el mensaje del evangelio de los primeros cristianos (no ayudaba el hecho de que la gente en ese tiempo no sabía leer ni tampoco podía comprender latín que era el idioma oficial de las actividades religiosas católicas).

No fue sino hasta el siglo XVI que hubo un quiebre con las enseñanzas tradicionales sostenidas por la Iglesia Católica Romana que contradecían a la Biblia, quitaban a Jesucristo su justo valor, y priorizaban las obras por sobre la gracia.

1. Sola scriptura (“solo por medio de la Escritura”)

2. Sola fide (“Dios salva solo por la fe”)

3. Sola gratia (“solo por la gracia”)

4. Solus Christus o Solo Christo (“solo a través de Jesucristo”)

5. Soli Deo gloria (“solo para Dios es la gloria”)

Las cinco solas de la Reforma Protestante contra la Iglesia Católica Romana.

Desde entonces, se considera a Martín Lutero, el monje gustino alemán que osó contrariar a la poderosa Iglesia Católica Romana (y que solo quería una reforma, no un quiebre total con la institución romana), como un fallido instrumento en manos de Dios para volver a la senda antigua. Martín Lutero dejó un legado agridulce, pero siendo un ser humano falible (y siéndolo también cada uno de nosotros), no dejamos de glorificar a Dios por su valentía y osadez para hablar la verdad de Dios, simple y suficiente para que un niño la comprenda.

Hoy 27 de mayo recordamos el día en que Lutero fue declarado HEREJE de la Iglesia Católica Romana, cuando sus escritos fueron prohibidos y empezó su persecución. Fue el día en que la Iglesia Católica Romana perdió la oportunidad de volver a la senda de Dios: a la simpleza de la predicación del evangelio de salvación a través de Jesucristo.

Un breve video de su obra en este enlace siguiente:

Y a continuación un documental más profundo:

Leave a Reply