La intimidad física y el hombre soltero

featured-image-joven

El principio de la sabiduría es el temor de Jehová;
Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.”
Proverbios 1:1-7

Cuatro razones para no tener intimidad física, a cualquier nivel, con cualquier mujer que no es tu esposa, tanto si eres casado como si eres soltero:

1. Somos hechos a la imagen de Dios

Todo lo que somos, especialmente si somos cristianos, refleja y está unido a Dios, por tanto debemos tener cuidado con lo que hacemos. Debemos recordar lo que dijo Pablo en la primera carta a los corintios 6:15-20: “¿No sabes que tu cuerpo es miembro de Cristo? ¿Así que uniré a un miembro de Cristo con una prostituta? ¡Nunca! ¿Acaso no sabes que si te unes a una prostituta eres uno con ella? Pero el que se une al Señor es uno con él. Huye de la inmoralidad sexual, todos los otros pecados que un hombre cometa están fueran de su cuerpo, pero el que peca sexualmente lo hace en contra de su propio cuerpo. ¿No sabes que tu cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en ti y que has recibido de Dios? Ya no eres tuyo, sino fuiste comprado a precio, así que honra a Dios con tu cuerpo”.

Más de alguno dirá “por supuesto que nunca iría donde una prostituta”, pero la cuestión no es con quién deshonras el nombre de Dios, sino el hecho de hacerlo, con cualquier mujer que no sea tu esposa.

2. Somos llamados a proteger, no aprovecharnos de nuestras hermanas en Cristo

Considera 1ª Tesalonicenses 4:3-6: “Es la voluntad de Dios vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios; que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado”. En otras palabras, un hombre agravia o engaña a una mujer cuando, por sus palabras o acciones, da a entender que el matrimonio puede estar en el horizonte cuando realmente no lo está o ni siquiera él está seguro de ello. Cosas que pueden parecer muy inocentes dan un mensaje que dicen a una mujer “eres mía”.

Aquí los hombres jóvenes solteros tienen que tener cuidado. Una mujer cristiana es principalmente una hermana en Cristo. Por supuesto ninguno de nosotros haría nada inapropiado con nuestras hermanas de sangre, ¡cuánto más una hermana en el Señor! Puede o no llegar a ser tu esposa, pero siempre será tu hermana. Su corazón, “de donde mana la vida” (Prov. 4:23) ¡debe cuidarse como si fuera tu propio corazón! Independientemente si ella llega a ser tu esposa o no, tus estándares de intimidad física hacia ella deben ser siempre igual de altos, tanto si eres soltero o casado. Especialmente los hombres solteros deben conducirse de una forma que no los avergüence en el futuro.

3. Tenemos que guardar nuestros ojos y corazón y cuerpo para el matrimonio

“Porque no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación (1ª Tes. 4:7). Esta parte la entienden los solteros cuando se casan, pero créannos a los ya casados, las historias pasadas influirán en tu matrimonio, de una u otra forma.

No queremos que un hermano en el altar en el día de su matrimonio vea a su hermosa novia e imagine a todos los hombres que le robaron la confianza que ahora necesita para su esposo. No queremos que una hermana en el altar en el día de su matrimonio al ver a su novio vea también todas las relaciones con mujeres que él no pudo honrar, las imágenes de pornografía en su cerebro y otras inmundicias que se pegan en la memoria.

Si algo de lo que he dicho te ha reflejado, tienes un largo camino por delante para limpiarte de tu pasado, pero la sangre de Cristo es poderosa para borrar el pecado y llegar a aconsejar a otros. Si estás faltando en esta área, detente ahora, recuerda tu llamado y decide dejar el pecado y prepararte para el matrimonio. Cuida tus ojos, corazón y cuerpo!

4. Tenemos que hacer buenos depósitos en el Banco del Matrimonio

¿Qué quiero decir? El día del casamiento es la ceremonia formal en que se crea un nuevo banco, el Banco del Matrimonio. Los hombres hacen depósitos con sus acciones de vida santa, fidelidad, gentileza, compasión, fuerza, oración y guiando a sus esposas con la palabra de Dios. Las esposas harán los giros de confianza, seguridad y fe.

La mayoría de los hombres no sabe que los depósitos se pueden hacer antes de crear el Banco: el hombre que sale a trabajar puede encontrarse con que su esposa no confía en él por la forma en él la trató cuando eran solteros, o que su esposa confía ciegamente en él porque él siempre la protegió cuando no estaban casados, tanto emocional y espiritualmente como físicamente.

Al lector soltero, entonces, me permito animarlo a que viva según las reglas de la vida futura que desea tener. Trata a todas las mujeres de una manera que haga que tu futura esposa confíe totalmente en ti por tu vida santa y tu vida de oración.

En breve, los hombres solteros deben saber AHORA que todo lo que hagan antes el matrimonio tendrá consecuencias en el matrimonio. Allí cosecharás lo que sembraste, así que decídete ahora a sembrar una buena semilla. No puedes permitir que el placer de corto plazo de la intimidad física fuera del matrimonio dañe el feliz futuro a largo plazo del matrimonio.

*********

Artículo traducido y adaptado de “Physical Intimacy and the Single Man” escrito en Boundless Magazine por Matt Schmucker de Capitol Hill Baptist Church en Washington, D.C.

Leave a Reply