Mujer: ¿Quién eres en Cristo?

Muchas mujeres, aunque saben de Dios no lo conocen directamente, y es por ello que se conforman a la cultura sexualizada y llena de vanidad, a relaciones que las dejan sucias y solas, todo lo cual está muy lejos de ser lo mejor que Dios quiere para ellas. El artista de hip-hop Ivan2filoz lo describe con palabras muy emotivas en este poema hablado (no concuerdo en que la mujer es mejor que el hombre y para mejorar a Adán, eso no es bíblico).  Pero todo lo demás es buenísimo.  Recuerda, por tanto, que Dios está siempre esperándote con los brazos abiertos, para dejar atrás el pecado y la suciedad del mundo, y darte una vida nueva. No demores más, ¡arrepiéntete ahora y acepta a Cristo como Dios y Salvador! ¡Él te ama y quiere lo mejor para ti!
~jO

PD: Abajo copié la letra, ¡compártanlo!

 

Tomó a Dios seis días,
un paraíso un edén,
y el esplendor de la creación en este planeta,
y después de haber hecho al hombre miró y vio que aun así su obra estaba incompleta,
¿cómo?… ¡¿árboles, cielo, mar las ves y las bestias incompletas?!
mas sin molestias,
el creador cerraría sin mucha modestia,
y como gran cierre y punto final pondría un gran signo de exclamación,
la plataforma el edén, las luces las estrellas y la audiencia toda la creación,
y durmió al hombre y tomó un hueso
no de su brazo o de su cuello ni de su talón,
sino de sus costillas ¡el hueso más cercano a su corazón!
y mientras Adán dormía
el mismo dedo de Dios creó su obra más codiciada
su obra más fuerte y aun así la más delicada
capaz de ser frágil como un recién nacido en sollozo
y a la vez capaz de derretir al rey más poderoso
la hizo sensible, emocional
hermosa como playa, pero fuerte como ola
y sí es necesario capaz de mantener una familia ella sola
la creación fue completada,
no con el cielo, no con el mar;
basta con ver,
que la creación fue completada contigo mujer,
Y si Dios te dio tanta importancia y tanto detalle al crearte,
aún veo tantas ahogadas en complejos sin capacidad de aceptarse,
y veo una niñita abriendo una revista y leyendo el titular: “¡Mujer verdaderamente bella!”
y al ver una modelo esbelta dice en su mente: ¡Soy todo lo contrario a ella!
y ya que su entorno gira en medios que a ese tipo de imagen le sobran piropos
ella pregunta: -¿cómo ser como ella? ¿con qué me visto, con qué me arropo?
¿cómo ser así, como esa modelo, como esa actriz?
yo quiero ser bonita porque quiero ser feliz!-
Y es bombardeada con anuncios de cirugías en la nariz
botox y rellenos
de anuncios que preguntan si estas conforme con el tamaño de tus senos
te venden: “Ten el cuerpo y tendrás el hechizo”
porque como dice la novela (miente) “Sin senos no hay paraíso”
la niñita ve y ve que es el patrón a seguir
el cual imitará, aunque ella misma se tenga que mentir.

Y es ahí, que las princesas bajan su corona
y actúan como esclavas
esclavas de la opinión del primero que su cuerpo alaba
y le hacen caso al primero que las hace sentir seguras
que las hace sentir hermosas y un futuro le auguran
y aceptan un trago, un baile y un paseo
y permiten convertirse en un trofeo
un número en un dedo
¿Cuál serás? la cuarta, la quinta, la sexta
loco con tu cuerpo, pero todo lo demás de ti lo detesta
pero lo aceptas
aunque te contamina
sabiendo que estás matando tu autoestima
breve compañía
buscando caballeros en un índice
besando muchos sapos
y ninguno se convierte en príncipe
y vives acumulando desilusiones en un saco
pues tu corona está por donde está tu autoestima, por tus zapatos
¡princesas! con lodo en los vestidos dibujando corazones rotos en la arena
preguntándose si llegarán a ser amadas, o si esperar vale la pena
Diciéndose:
¡quiero un cuerpo perfecto! ¡un rostro perfecto! ¡más nada!
y no es que quiera ser igual que todas ¡es que quiero ser notada!
porque si no tengo de arriba o de atrás no haré que ningún hombre en mí se fije
pero sí es así, discúlpame tú me corriges
el problema no es lo de arriba o de atrás que él exige
el problema es el tipo de hombre que eliges
hombre que silba, silbará por la que tiene más que tú, es su hábito
si quieres que te silben pues cásate con un árbitro
pero date tu lugar, que vale más que un motel o un carro en el asiento de atrás
sin una proposición, un anillo y un altar
y hombre que no entienda esto y le llame a esto “tonterías”
por más galán que sea, ¿de qué te vale un galán sin hombría?
te dice: -te amaré toda la vida, sólo acuéstate conmigo-
pero me pregunto, me intrigo
¿cómo él dice que espera envejecer contigo, cuando ni siquiera puede esperar llegar al altar contigo?
y es que la señal más clara que sabrás que él será capaz de amarte
no es la capacidad con la que pueda hablarte
¡es la capacidad con la que pueda respetarte!
lo demás es aparte
no tienes que destaparte
sino tu lugar darte
el amor es una pintura y tú la musa detrás del arte
¡hermosa! no por las medidas las uñas y las pestañas
Dios te llama princesa, ¿por qué tu misma te engañas?
Porque mientras desearías ser como “Beyonce”, una “Superstar”
¡Cuánto las rosas más bellas no darían por estar en tu lugar!
¡Mírate! pero no por el lente de tus complejos
sino por el lente de tu creador, ¡tú, su reflejo!
y si eres su reflejo, te da a entender que eres más que caderas y pelvis
pues tu rostro es lo que él mira cuando él se saca un “selfie”
a ti no te hace más la ropa de un diseñador
te hace más que eres la obra maestra de “el diseñador”
¡Perfecta! porque ¡eres semejanza de un perfecto creador!
que no te llamó excelente, te llamó: “¡Lo mejor!”
y a través de los años comprendo a Dios y a su plan
que te hizo, no sólo para hacernos compañía
te hizo mejor que nosotros y para mejorar a Adán
porque el busto cae, los glúteos caen y el rostro se marca con líneas de expresión
y al final queda lo que nadie puede maquillar, ¡el corazón!
lo más hermoso de ti no es todo lo que te pones cuando te maquillas
y de todas tus prendas, tu personalidad es lo más fuerte que brilla
y no digo que no te arregles ni te maquilles ni cuides tu vestir
el problema es cuando todo lo de afuera es lo único que habla bien de ti
tu corona no es de diamantes ni de esmeraldas
tu traje de gala no son vestidos ni faldas
ni tu manto está hecho de ninguna tela
recoge tu corona del piso, delante de Dios no existen damiselas
tu corona, “La gloria de DIOS”
tu vestido, “su Espíritu Santo”
y si “la nobleza” es tu calzado, ¡”la humildad” debe ser tu manto!
porque la presunción de Dios son ustedes las mujeres
y en la vida puedes olvidar muchas cosas, pero nunca, ¡nunca olvides lo que en Él eres!
¡Hija de DIOS!
¡Princesa del reino!
¡Semilla de la vida!
y mientras entiendas esto tu corona nunca estará perdida
y si DIOS te llama “su hija”
ningún otro halago interesa
ponte tu corona levanta tu cabeza
y camina como lo que eres: “Realeza”
Como toda una PRINCESA.

Leave a Reply