¿Debiera un cristiano estar a favor de una ley que despenaliza el aborto?

featured-image-ecograf

Al escuchar a los bandos a favor y en contra de esta ley en Chile, uno parece creer que están de acuerdo en que el aborto es algo negativo: “ninguna mujer quisiera abortar”, “el aborto es muerte y es dramático” se escuchan repetidamente, especialmente entre el bando a favor de despenalizar el aborto.

El hecho que separa a ambos extremos es la soberbia con que se desea solucionar el “problema” del embarazo no deseado con solo una posibilidad: la muerte del bebé. Es evidente el deseo de esta porción de legisladores de “ponerse al día con las naciones desarrolladas”. Craso error.

Ponerse al día con las naciones desarrolladas equivale a ponerse a favor de estrategias fraudulentas y mentirosas. Todo el mundo sabe que el doctor que promovió el aborto en EE.UU. por primera vez en la década de los 70, Bernard Nathanson, más tarde dijo que había usado estadísticas falsas y que cuando surgió la tecnología del ultrasonido o ecografía y vio a los bebés en el útero se cambió de bando.

También se ha puesto en el olvido excelente realidad en Chile en cuanto al aborto, ya que es uno de los pocos países que a pesar de contar con una restrictiva ley contra el aborto, presenta excelente estadísticas de cuidado materno y neonatal en el mundo.

Ante tales mentiras y engaños, es importante que los creyentes nos armemos de la armadura del Espíritu para resistir a la tentación de que el mundo moldee nuestro pensamiento, al mismo tiempo que nos educamos lógicamente sobre este tema.

¿Qué razones tenemos los chilenos cristianos para opornernos a una ley que despenaliza el aborto?

1) El proyecto de ley actual tiene múltiples falencias graves

Los dos videos a continuación presentan en forma muy suscinta las fallas del proyecto de ley para despenalizar la interrupción del embarazo en Chile:

Para quienes les gustó la presentación de este experto, en este enlace hay otro video un poco más detallado del mismo tema.

2) Hay estadísticas válidas de que la restringida ley en torno al aborto ha dado resultados positivos

Así lo detalla el epidemiólogo Elard Koch, director del Instituto MELISA en el editorial de la Revista Chilena de Obstetricia y Ginecología del mes de noviembre de 2014, tal como lo describe el artículo “La paradoja del aborto en Chile: Aún cuando se prohíbe por ley, el aborto provocado disminuye su incidencia” en la revista en línea de ciencias EurekAlert! del cual copio 2 párrafos:

La experiencia chilena representa una paradoja en la actualidad: aún existiendo leyes de aborto no permisivas, los indicadores de salud materna pueden mejorar significativamente debido a otros factores, incluyendo una disminución de la mortalidad y morbilidad por abortos provocados en la clandestinidad.

En Chile, se estima ocurren alrededor de 13.000 a 18.000 abortos provocados en la clandestinidad cada año, con un riesgo de muerte de 1 en 4 millones de mujeres en edad fértil y ocasionando cerca de 16% de todas las hospitalizaciones por aborto. Se piensa que la mayor parte ocurre a través del uso auto-administrado de misoprostol. A pesar de ello, varios autores coinciden que el progreso chileno parece explicarse por el éxito de las políticas de salud materna, acceso universal a métodos modernos de planificación familiar, aumento del nivel educativo femenino y más recientemente, por la emergencia de programas de apoyo por la sociedad civil para embarazos no planificados en riesgo de un aborto.

3) Incluso el mundo incrédulo sabe lo que es bueno y malo en cuanto al aborto

Aunque lo quiera negar, el mundo sabe en su conciencia lo ques bueno y malo, pero escoge ignorarlo.  De muestra un botón:  La película Rob Roy (1995) presenta una inesperada defensa a la vida de un bebé que es resultado de una violación. En excelentes palabras, Kristen Hatten escribió lo siguiente en LifeNews en inglés:

La protagoniza Liam Neeson, quien interpreta a Rob MacGregor, un legendario héroe escocés que vivió en el siglo 1700, y Jessica Lange quien interpreta a su dedicada esposa Mary. El relato que me interesa compartir aquí se relaciona con un noble inglés quien, por venganza, quema la casa de MacGregor cuando éste estaba ausente y también viola a Mary. Ella decide no contarlo a su marido, porque sabía que él desafiaría al inglés a un duelo, y nadie nunca sobrevivía un duelo con el malvado inglés. Más tarde, MacGregor descubrió por sí mismo que su esposa había sido violada, y cuando la enfrentó al respecto, ella le dijo, “Pero hay más. Estoy encinta, y no sé quién es el padre”. Sollozando, agrega: “No pude matarlo, esposo mío”. A lo que él responde: “No es al niño a quien hay que matar”.

No creo que los productores de esta película hayan querido argumentar en contra del aborto en casos de violación e incesto, pero lo hicieron, muy sucintamente, a través del diálogo ficticio de un plebeyo escocés del siglo XVIII. Ver a un hombre robusto y sencillo entregar este pedacito de sabiduría destaca el hecho de lo razonable que es pensar así; incluso para alguien como un plebeyo puede razonar que si alguien merece sufrir o morir como consecuencia de una violación, el tal es el violador, no el producto inocente, indefenso de su crimen.

Una violación es un acto atroz de violencia contra una persona inocente; un aborto también lo es.

4) Dios lo reprueba

A pesar que que hoy nos enfrentamos a un mundo que ignora a Dios y trata las Escrituras como cualquier otro libro, a una sociedad que busca borrar la línea entre lo bueno y lo malo, donde todo asunto moral es “relativo”, es decir, “depende de la visión personal de cada persona”, nuestro fundamento no cambia, y nuestra sabiduría proviene de lo alto y se refleja fielmente en las Escrituras:

Hijo mío, si los pecadores te quieren seducir,
no consientas.
Si dicen: Ven con nosotros,
pongámonos al asecho para derramar sangre,
sin causa asechemos al inocente, […]
hijo mío, no andes en el camino con ellos,
aparta tu pie de su senda,
porque sus pies corren hacia el mal,
y a derramar sangre se apresuran.

Porque es en vano tender la red
ante los ojos de cualquier ave;
pero ellos a su propia sangre asechan,
tienden lazo a sus propias vidas.
Tales son los caminos de todo el que se beneficia por la violencia:
que quita la vida de sus poseedores
.

La sabiduría clama en la calle, […]
¿Hasta cuándo, oh simples, amaréis la simpleza,
y los burladores se deleitarán en hacer burla,
y los necios aborrecerán el conocimiento?

Volveos a mi reprensión:
he aquí, derramaré mi espíritu sobre vosotros,
os haré conocer mis palabras.
Porque he llamado y habéis rehusado oír,
he extendido mi mano y nadie ha hecho caso;
habéis desatendido todo consejo mío,
y no habéis deseado mi reprensión;
también yo me reiré de vuestra calamidad,
me burlaré cuando sobrevenga lo que teméis,
cuando venga como tormenta lo que teméis,
y vuestra calamidad sobrevenga como torbellino,
cuando vengan sobre vosotros tribulación y angustia.
Entonces me invocarán, pero no responderé;
me buscarán con diligencia, pero no me hallarán;
porque odiaron el conocimiento,
y no escogieron el temor del Señor,
ni quisieron aceptar mi consejo,
y despreciaron toda mi reprensión;
comerán del fruto de su conducta,

y de sus propias artimañas se hartarán.
Porque el desvío de los simples los matará,
y la complacencia de los necios los destruirá.
Pero el que me escucha vivirá seguro,
y descansará, sin temor al mal.

Proverbios 1:8-33

 

~jO

Leave a Reply