Regalos miles (demasiados)

Imagen tomada de A New York Minimalist Christmas en WOODS & WEAVES

[Link to article in English below] Ya están aquí las fiestas de fin de año: Día de Acción de Gracias, Hanukkah, Navidad, Año Nuevo; es el momento ideal para relajarse, disfrutar con los seres queridos, y sonreír por lo bendecidos que somos… ¿O quizás no?

Nos encontramos en una sobredosis materialista y no es lindo como se ve en los comerciales. Vivimos en una sociedad donde las familias sufren de estrés, cansancio y presión crónicos, donde nuestras posesiones excesivas profundizan (o hasta crean) los problemas. ~ Joshua Becker Becoming Minimalist

¿Qué hacer cuando vemos que muchas de nuestras amistades se ven agobiadas en estas fiestas con interminables listas de tareas pendientes, horarios completos hasta el tope sin un momento de relajo, relaciones personales (y por tanto regalos) vacías y sin sentido. Black Friday (un inaudito día de compras a bajo precio aquí en EE.UU) ejemplifica el consumo irracional de cosas innecesarias. Las casas se convierten en pequeños vertederos, donde el desorden, los juguetes y muebles llenan los ambientes obstaculizando que se disfruten realmente…

Por otro lado, ¿han visto videos de los vertederos o cómo el plástico está contaminando y destruyendo nuestro planeta?

Los vertederos son un problema cada vez mayor para el aire que respiramos y la tierra que habitamos (OJO, ¡es el único planeta en el que podemos vivir!). Los desechos que generamos los seres humanos son uno de los problemas ambientales más graves para nuestro presente y nuestro futuro, es decir, nuestros hijos y nietos.

 

Por todo lo anterior, con mi marido hemos resuelto no hacernos regalos en navidad ni en cumpleaños. Si encontramos algo significativo y especial para el otro, lo compramos y lo regalamos en el momento, eso sí. Pero no participaremos de la locura de regalar solo porque así lo impone la cultura en la que vivimos.

Leyendo a otra gente que piensa igual, abajo copio una lista de ideas geniales para regalar en estas fiestas (o en el resto del año):

  • Regala en consciencia: Está comprobado que las cosas y los juguetes están sobrevalorados, por tanto, ¿por qué no mejor escoger regalar experiencias en vez de cosas? Puedes probar dando una membresía a un gimnasio, un parque, o un zoológico, dependiendo de la edad y gustos de la persona a quien regalas. Esto implica establecer relaciones verdaderas con esas personas: ¿sabes cuáles son sus actuales pasiones (pintura, música, baile, libros, viajes)? Un regalo genial sería pagarles clases, pagarles un viaje, dinero, o una tarjeta con dinero, etc. Leyendo el blog de Lore Wilbert me encontré con algunas ideas geniales de regalos:
    Flores o una planta.
    Una nota en el correo o debajo de la puerta de mi oficina.
    Una comida preparada que se traiga a mi casa.
    Un viaje juntos fuera de la ciudad y hacia las montañas o el campo.
    Alguien que escuche, o que lloró cuando yo lloré.
    Un abrazo largo apretado.
    Un sobre con tarjetas, gift cards y dinero. </ Li>
  • Conoce lo que regalas: Presta atención a la procedencia de tus regalos. China, Pakistán, India y otros países usan mano de obra esclava para fabricar muchísimas cosas que se venden en nuestros países: ¿Estás seguro de que quieres apoyar la esclavitud? No te acerques a las tiendas grandes si sus clientes tienen un origen similar (Walmart, para empezar) y opta por regalos hechos localmente, ya sea en tu propia comunidad (galerías de arte, tiendas o boutiques de comercio justo), o en cualquier localidad de tu país. Una alternativa es comprar de organizaciones sin fines de lucro que beneficiarán a las comunidades en desarrollo de países en desarrollo o del tercer mundo. Vale la pena investigar.
  • Regala tus regalos: ¡Leíste bien! Cualquier regalo que no disfrutes o que no simplemente no quieres, guárdalo con una etiqueta con el nombre de quién te lo regaló y dalo la próxima temporada de fiestas a alguien que sabes que lo disfrutará. ¡No hay vergüenza en usar bien un regalo! También puedes dar tus regalos a una organización sin fines de lucro que los pueda regalar a sus beneficiarios.
  • Reusa: Existe un mercado cada vez mayor para la decoración vintage o basada en artículos antigüos; son piezas que se destacan por sí solas como un regalo perfecto para los amantes de la historia, o de artefactos antiguos.
  • Hazlo: Afortunadamente hoy contamos con Google y YouTube que nos enseñan fácilmente a crear un regalo significativo. Atrévete a hornear galletas, tejer algo único, crear un elemento decorativo, y compleméntalo con una tarjeta que decoren y escriban los niños en tu familia.
  • Recicla: Como último recurso, recicla papel, cartón, plástico y vidrio en los dones que recibe, especialmente aquellos qui usted no puede utilizar o reutilizar .

Antes de finalizar: recuerda, ¡conoce a las personas a quienes darás tus regalos! Evita dar por el simple hecho de dar. ¡Hazlo divertido, pero sobre todo, ¡honra a Dios con los regalos que das!

~ Johanna

El exceso de posesiones no añade felicidad adicional a la vida; pero lo que es aún peor, es que ¡las posesiones nos distraen de las cosas que sí nos hacen felices! ~ Joshua Becker

Click here to read this in English!

One comment

Leave a Reply