Buscando a mi Dios

Muchos hemos crecido escuchando la experiencia de Ruth y su conocida frase "tu Dios será mi Dios", su valentía para dejar su país, su familia, su cultura, y ser una hija para la persona que más la necesitaba, su suegra, y cómo Dios la acogió en su plan de salvación. Pero, en realidad, vivir ese tipo de experiencia en la realidad es mucho más difícil de lo que yo me imaginaba.