La educación superior contra la religión «occidental»

Cuando empecé a escuchar de cómo las instituciones de educación superior estaban sofocando la disensión (¡o incluso el debate de ideas!), me pareció un poco exagerado. Hoy, sin embargo, ya he sabido de múltiples casos de ese tipo.

Sin embargo, hoy leí sobre una experiencia que me ha dado claridad sobre otro aspecto de la carencia en cuanto a fomentar y aceptar la diversidad de ideas. Se trata de la libertad en cuanto a practicar cualquier religión ligada a la cultura occidental. Interesante, ¿no?

A continuación copio el enlace al artículo “The Problem with “Western” Religions on Campus. The strange politics of administrative antiracism” escrito por Anna Keating, y disponible originalmente en inglés en la página de The Hedgehog Review, o en español en traducción automática por acá.

Si, como yo, has creído que la presencia de la religión en un campus universitario nunca era controversial o política, todo lo relativo a la religión occidental (especialmente), puedes agradecer a las diversas corrientes progresistas acuales por la carga política que dicha religión conlleva hoy.

Si, como yo, creías que al practicar tu religión “occidental” en un campus universitario solo eras parte de la exploración común a todos los seres humanos en cuanto a la espiritualidad y la identidad misma propia, ya esa parte de la identidad del individuo no es aceptada.

Si creías, como yo, que el estudio de las religiones y que la presencia de la religión en un campus universitario eran elementos de un verdadero multiculturalmo, hoy estás equivocado.

El costo de ingresar a los espacios de élite de Estados Unidos, el título universitario, no debería significar dejar atrás las tradiciones y las “metanarrativas” que han sostenido a sus antepasados, a menos que, por supuesto, eso sea lo que haya elegido libremente. Tampoco debería significar renunciar a la capacidad de comprometerse críticamente con ideas que forman una parte fundamental del pensamiento liberal occidental. Pero eso es lo que se exige cada vez más, para el empobrecimiento de todos los estudiantes, religiosos o no.

Anna Keating

¿Qué piensas al respecto? ¡Me encantaría saber tu opinión!

Leave a Reply